domingo, 14 de marzo de 2010





 



Sigo pensando en ti como en las olas del mar que se envuelven en sí mismas y se olvidan de nadar
Sigo esperando el día para verte despertar, tú me das la luz. Quiero mirar tus ojos que me saben perdonar y mi alma se hace añicos. Tú le das sentido a todo incluso a esta oscuridad, tú eres luz. Y tú no tienes la culpa de las cosas que duelen, tu me haces bello el retorno y das sentido a lo que viene.
Si quisieras perdonarme...
No quiero que te roce ni un solo fleco de este aire...







3 comentarios:

Anónimo dijo...

renovación
cambios
reorganización
decoración

me gusta

más calmo.

abrazo que exala cansancio de principio de año

durazna

anna dijo...

Precioso texto. Yo creo que si que te perdonara.

Besos querida amiga.

Un placer volver a estar por aqui.

ciclotimia con pelusa dijo...

que extraño "verte"... hubiera querido tener un mate y unas galles y sentarnos en un pasto a charlar... que las palabras pasen de estado escrito a oral... que me cuentes tus historias y locuras, proq narradas verbalmente son mejores, preguntarte pavadas, reirnos... y abrazarnos más... jajaajaj fueron tímidos abrazos...

algún día, no?